Euridice de Jacopo Peri es una obra pastoral compuesta junto al poeta Ottavio Rinuccini con motivo del matrimonio de Enrique IV de Francia y María de Medicci.

Basada en el Libro X de Las metamorfosis de Ovidio, Peri y Rinuccini adoptan el mito de Orfeo para crear uno de los primeros ejemplos de ópera conservados.

La Camareta de’ Bardi (a la que pertenecían Peri y Rinuccini) tenían como misión recuperar la tragedia griega y sus ideales, como bien podemos observar en el prólogo de Euridice.

Yo, que suspiros y llantos esparzo,
e infundo dolor a los rostros,
haré empalidecer de piedad
los semblantes del pueblo.
Pero no esparzo sangre de inocentes venas,
ni miradas moribundas por vil enfermedad,
o espectáculos crueles a la vista humana,
sino que canto en tristes y penosas escenas.
Bien lejos, muy lejos de techos reales,
simulacros funestos, sombras de afanes:
aquí los tristes coturnos y oscuras prendas
cambio en el corazón por dulces afectos.
Ahora se comprobará que la nueva forma,
no sin estupor por la tierra será admirada,
y cada alma a la que Apolo inspire
de mi nuevo sendero seguirá las huellas.